Nuevo

DEF LEPPARD - HYSTERIA

CASSETTE

Usado

$5.000

1 Item

Vista rápida:

Sello: Mercury ‎– 830 675-4 Q-1

Formato: Cinta, Cassette gatefold

País:  USA

Edición: 1987

Género:  Rock

Estilo:  Hard rock

ESTADO DEL PRODUCTO

Caja   : Impecable

Casete: Impecable

Cover : Impecable

Cinta  : Impecable

Más detalles

TRACKLIST

A1

WOMEN

A2

ROCKET

A3

ANIMAL

A4

LOVE BITES

A5

POUR SOME SUGAR ON ME

A6

ARMAGEDDON IT

B1

GODS OF WAR

B2

DON'T SHOOT SHOTGUN

B3

RUN RIOT

B4

HYSTERIA

B5

EXCITABLE

B6

LOVE AND AFFECTION

En 1984 Def Leppard cambiaría de productor y se preparaban su siguiente disco, pero el 31 de diciembre de ese mismo año, el baterista Rick Allen perdería su brazo izquierdo en un accidente automovilístico en las afueras de la ciudad de Sheffield, a pesar de la gravedad del accidente Rick Allen se comprometió a continuar como el baterista de Def Leppard y utilizó sus piernas para hacer parte de lo que anteriormente había hecho con sus brazos. Además, trabajó con la compañía de percusión electrónica Simmons para diseñar un kit de batería electrónica personalizada, el resto de la banda apoyó a Rick y nunca buscaron reemplazante, algunos meses pasaron para que la banda vuelva a estar activa, inclusive en ese tiempo Mutt Lange volvió como productor. Def Leppard empezó a tocar en vivo nuevamente con el apoyo de un baterista adicional, sin embargo, en el festival Monsters of Rock de 1986, Rick Allen fue presentado como el único e irreemplazable baterista de la banda.

En 1987 publicarían su cuarto disco de estudio, Hysteria, todo un suceso mundial, con temas como "Animal" que llegaría a ser su primer top 10 en Gran Bretaña, y el primero de varios hits consecutivos en EE.UU. como "Pour some sugar on me", "Hysteria", "Armageddon it", "Love bites" y "Rocket". El disco Hysteria se mantuvo en las listas de éxitos durante tres años y vendió más de 20 millones de copias en todo el mundo.

El despegue del disco no preveía la avalancha de éxitos. En EE. UU. se lanzó como primer sencillo el tema de apertura del álbum "Women", sin mayor figuración en listas. Pero la pista ya mostraba los cambios en sonido: Acceso directo a un hair metal con coqueteos pop, una línea de bajo elemental y una batería que golpetea contundente sin mayor velocidad, mientras Joe Elliott habla del pecado original y de la necesidad instintiva de doncella o meretriz, 'Skin or skin let the love begin/Women'. El tema fue reforzado por un videoclip que muestra la lectura de cómic de un héroe llamado Def Leppard que monta en tabla skate y viaja por distintos planetas luchando contra los alienígenas que aprisionan mujeres robot.

La canción que se lanzó como primer single en el resto del mundo fue la abordable "Animal", una definitiva consolidación del sonido pop-metal que puede agradar a niñas de moña y a mechudos despreocupados, abriendo campo a nuevos adeptos al grupo, pero también generando disgusto en los fans más radicales que reclaman los tiempos de su LP High' N'Dry (1981). "Animal" es un sencillo que se cuela fácil en el oído mientras habla de instinto y desecha el amor, que costó dos años y medio de confección en estudio porque nadie estuvo de acuerdo con su sonido primario, hasta que 'Mutt' Lange le dio la gama deseada. Una energía similar tuvo su canción "Armageddon It" con la misma cadencia y el mismo propósito lírico, buscar el desfogue hormonal hasta el Final de los Tiempos, un 'hair pop' que cayó bien en los tímpanos gringos y llegó al N. 3 en listados. Sexualidad libre que rebosa de alegría melenuda y brinda éxito.

Uno de los flancos fuertes de enganche comercial del disco fue sin duda su lado baladístico. Siguiendo el ejemplo de varios en la escena como Whitesnake, Poison o Cinderella, Def Leppard no se quedó atrás y publicó como tercer single "Hysteria", un melódico y sentido pop de guitarras tersas y coros de amor de jean roto que fue motivo de muchas dedicatorias de parejas jóvenes en la época y le dio un honroso puesto 10 en listas americanas. Pero la balada rompedora del disco fue "Love Bites" con un gran trabajo vocal de Elliott, uso de vocoders, efectismos ligeros y una emoción característica del grupo que hoy día la hace reconocer como una de las mejores power ballads de la historia, con un Nº Uno poderoso en Billboard y halagos múltiples de propios y ajenos, que se rasgaron vestiduras dedicando los peligros del amor a sus ex-novias 'If you got love on your sights/Watch out, love bites'. La tercera balada del álbum es la canción de cierre, "Love and Affection", con un tratamiento similar a "Hysteria" en una simple y efectiva melodía que conquista radioescuchas y que nuevamente recalca el tema del instinto y el amor libre, olvida el afecto diurno e invoca la pasión nocturna. Def Leppard no cree en el amor en este disco.

Ingrediente imprescindible del éxito de 1987, su productor. Desde Zambia para el mundo, Robert John 'Mutt' Lange se trajo los elementos de combinación adecuados para el gusto de la audiencia y tuvo momentos grandes en ejecución del disco. Uno de los mejores, "Gods of War", de impecable producción, con sutiles pero oportunos cambios de ritmo en vocales e instrumentos, y un efectista uso de samples de voces de Margaret Thatcher y Ronald Reagan hablando de guerra en una canción -la única del LP- de corte político que degrada el conflicto, 'On a countdown to zero take a ride on the nightmare machine/There ain't gonna be heroes'. El final del tema recuerda por momentos al glorioso "I want you (She's so Heavy)" de The Beatles, mientras revientan los proyectiles y los discursos bélicos encima de la pista, cortesía del afamado productor. Lo mejor de la intervención de Lange se debe a que también deja canciones frescas y sin artilugios al mejor estilo de Pyromania, como "Run Riot", un ágil amotinamiento de hard rock fiel a sus primeros tiempos que invita al desorden de peinado y a un anárquico y feliz momento de agite rockero con un destacado solo de guitarra de Steve Clark.

La tromba que definiría el suceso comercial y la inmediata fama mundial del grupo la promovieron dos canciones, emblemáticas de Leppard hasta el día de hoy. "Pour Some Sugar on Me" es un autoritario golpe sensual que funciona a la perfección en la fórmula de sencillo hard rock, con un golpe de batería implacable, un fraseo provocador, unas guitarras que van creciendo con los minutos y unos coros que llaman a la diabetes libidinosa, una vez más el codiciado almíbar del sexo que les regaló el Nº 2 en USA y la inmortalidad en las listas de canciones inmarcesibles del rock. No tan perpetuo, pero sí muy importante en explosión y métodos de producción, "Rocket" fue el último sencillo del Hysteria, que contó con todo el veneno tecnológico de 'Mutt' Lange, un proyectil de guerra victorioso y categórico lleno de efectos, samples del Apollo 11, voces en reversa y un poderío innegable de la banda en la interpretación, con todo y los juguetes del estudio. La pista es un tributo rockero a sus influencias musicales, donde recorren con la letra nombres memorables del género, 'Ziggy, Benny and the jets/Take a rocket/ We just gotta fly'. Un misil rotundo que los llevó a la gloria ida y vuelta.

El tema preferido de las líricas, las mujeres y su dulce fruto, sin importar consecuencias. Como en el caso de "Don't Shoot Shotgun", tema dedicado a las mujeres peligrosas que destilan malicia en su mirada y que hacen caer rendidos a sus pies a unos cuantos mechudos sumisos que piden clemencia y obviamente un poquito de afecto genital en este pop-metal de uptempo dinámico que busca divertimento. Esa diversión impúdica y caliente se mantiene en "Excitable" que con su título lo dice todo, en medio de un ritmo juguetón que en instancias puede caber a comienzos de los ochentas y el new wave, en la canción más antojadiza del álbum que no deja de pedir un poco de satisfacción animal.

Libido de pelo largo, jeans rotos que se consolidan como iconos pop, un brazo que se impone como mandamás de la percusión, una voz lista para vivir el sueño del rock and roll, una producción que ataca las convenciones del género y rompe con la barrera radical. Es el reflejo de un Hysteria triunfador y perdurable, que todavía se sintoniza en algunas emisoras y que, quebrando la línea entre el rock y el pop, logró hacer consenso en los dos públicos y colarse en las colecciones personales en sus casas. La banda debe agradecer el esfuerzo espontáneo de su productor Lange, las últimas intervenciones en cuerdas de Clark -murió junto al exceso en 1991-, la voluntad corajuda de su baterista Allen, y la fórmula ganadora que los hizo consentidos de las ventas y las listas, aquel hair metal que los mantiene célebres en el circuito musical causando Histeria colectiva en todas las orillas del universo.

Extraído de https://lplongposts.blogspot.com/2012/01/def-leppard-hysteria.html

Escribe tu opinión

DEF LEPPARD - HYSTERIA

DEF LEPPARD - HYSTERIA

Sello: Mercury ‎– 830 675-4 Q-1

Formato: Cinta, Cassette gatefold

País:  USA

Edición: 1987

Género:  Rock

Estilo:  Hard rock

ESTADO DEL PRODUCTO

Caja   : Impecable

Casete: Impecable

Cover : Impecable

Cinta  : Impecable

Escribe tu opinión

30 otros productos de la misma categoría: